martes, 20 de noviembre de 2012

Los Padres de la Iglesia, en la Capilla de Montserrat.



Cuatro santos Padres de la Iglesia nos contemplan desde las paredes de la pequeña Capilla de Montserrat. son cuadros de gran tamaño que podemos ver de dos en dos en sendas paredes de la capilla.
Pero realmente, ¿sabemos qué quiere decir o quiénes han sido considerados "Padres de la Iglesia".
Una definición resumida nos diría que se llama Padres de la Iglesia a un grupo de pastores y escritores eclesiásticos, obispos en su mayoría, de los primeros siglos del cristianismo, cuyo conjunto doctrinal es considerado fundamento de la fe y de la ortodoxia en la Iglesia.
Pero su importancia es aún mayor.
La importancia de este grupo de escritores radica en su doctrina en conjunto: son los puntos en común entre ellos los que se toman en cuenta. Sus enseñanzas tuvieron gran peso en el desarrollo del pensamiento y la teología cristiana según su interpretación de la Biblia o las Sagradas Escrituras, la incorporación de la Tradición y la consolidación de la Liturgia. Los Padres de la Iglesia a menudo tuvieron que dar respuesta a cuestiones y dificultades morales y teológicas en medio de un ambiente convulsionado por persecuciones externas y conflictos internos producidos por herejías y cismas de la Iglesia post apostólica.
El título de «Padres» para este grupo aparece desde el siglo IV cuando a ellos se refirió San Basilio y una primera lista oficial de los Padres de la Iglesia fue hecha por el papa Gelasio I.


En principio, la denominación de Padres de la Iglesia se guardó para cuatro grandes personalidades de la Iglesia oriental, a los que se agregaron otros cuatro de la occidental.
Los cuatro grandes Padres griegos son: San Anastasio el Grande, San Basilio de Cesarea, San Gregorio Nacianceno y San Juan Crisóstomo.
Y los cuatro latinos fueron San Ambrosio de Milán, San Agustín de Hipona, San Jerónimo de Estridón y San Gregorio Magno.
Estos últimos están representados en la Capilla de Montserrat y los cuadros fueron realizados en el siglo XVII por el pintor gaditano Clemente de Torres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario