jueves, 28 de febrero de 2013

Un ciprés entre olivos.



En el Monasterio de La Cartuja está situado el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, centro artístico que aprovecha la explanada exterior del recinto y los jardines interiores para mostrar algunas de sus obras.
En el jardín, junto al huerto de olivos podemos ver esta escultura cuyo nombre es "Ciprés" y fue realizada en 1992 por el artista malagueño Diego Santos.
Diego Santos es autor de una obra variada, sin una única vía expresiva y con muchos elementos alternativos. Como pintor estuvo inmerso en la figuración expresionista, para decantarse luego por una línea abstracta donde las formas puras y por la que parece estar influida en esta pieza escultórica de la que ahora nos ocupamos.
Se fabricó en acero inoxidable y corten y alcanza una altura de tres metros veintiocho centímetros.

miércoles, 27 de febrero de 2013

El retablo de Santa Paula.



Este retablo del frontispicio de la puerta del Convento de Santa Paula representa a la titular abrazando la cruz de Cristo tras su conversión religiosa.
El retablo es valenciano y fue realizado en 1888 y, éste sustituyó al original que fue realizado por Francisco Niculoso Pisano en el siglo XVI y destruido dos años antes de la colocación de éste.
Niculoso Pisano fue un artista de gran importancia en su época. Incorpora la técnica denominada pisana (en honor a su procedencia, Pisa) que consiste en pintar los azulejos esmaltados con esmalte blanco y decorados con motivos polícromos, religiosos sobre todo.
La innovación de Pisano tarda en adoptarse debido, entre otras causas, a la pujanza que en el siglo XV tenía el azulejo de cuenca y el de cuerda seca.
Podríamos decir que introduce el espíritu del renacimiento en la cerámica de Triana, aplicando la técnica pictórica a la mayólica (tipo de decoración cerámica sobre loza con un esmalte de plomo con estaño como base, posteriormente se decora los diversos motivos con óxidos sobre la dicha base), como la perspectiva.
Desgraciadamente se perdió este azulejo de la fachada exterior del artista. Afortunadamente sí se han mantenido otras obras que realizó en el interior del convento.


martes, 26 de febrero de 2013

El banco del monte Gurugú.



En las faldas del Monte Gurugú y frente a la Fuente de los Leones, tenemos este coqueto espacio de descanso que, cosa rara en Sevilla, no tiene un nombre asignado.
Siempre me llamó la atención este lugar porque es de los pocos lugares del parque no ha sufrido en demasía los actos vandálicos, bien sea por su escasa envergadura o bien porque estaba en un punto central del parque donde el trasiego de visitantes es continuo.
Es de destacar dos elementos decorativos muy propios de Sevilla, la celosía (en este caso realizada con ladrillos curvos) y el azulejo combinando distintos tonos de azules y malvas en la parte superior y verdes, marrones y azules en la inferior.

lunes, 25 de febrero de 2013

La cruz del cementerio de los Capuchinos.



Cuando traspasamos la puerta del compás del Convento de los Capuchinos nos adentramos en un lugar cuyas cuatro paredes rebosan elementos religiosos: las catorce estaciones del via crucis en azulejos, algunos retablos de santos y de la Divina Pastora, imágenes de San  Isidoro de Sevilla o Fray Diego de Cádiz.
Junto a la pared que hace de fachada, y escoltada por dos cipreses, podemos ver un pedestal con la cruz de hierro que estaba situada en el antiguo cementerio que dependía del convento capuchino.


Sin embargo esta cruz no es la original que se encontraba delante de la puerta del Convento. Aquella, de hierro forjado, tenía un sólo pilar como soporte pétreo y estaba fechada en el siglo XVII. Al retirarse los símbolos religiosos de las vías urbanas a mediados del siglo pasado, la cruz fue trasladada por los religiosos a la huerta, donde permaneció hasta 1966.
En esta fecha se le buscó el emplazamiento actual, en el atrio de la iglesia, donde permanece, pero el herrero encargado de arreglarla la sustituyó por otra moderna sin interés artístico.



La cruz se encuentra sobre un pedestal dividida en cuatro partes bien diferenciadas:
  •  la primera de ellas es de forma cuadrada, estrecha y revestida de cerámica azul, es sólo un soporte sin interés estético.
  • la segunda, de forma cúbica, también revestida de cerámica azul pero representando las imágenes del Beato Bernardo de Correón en el frontal, y en los laterales las imágenes del Beato Ángel de Acrio y de Fray Serafín de Montegranario;
  • sobre este pedestal se levanta otro también de forma cúbica, éste de material con el escudo de la Orden Franciscana en el frontal y los de María y Jesús en los laterales; 
  • sobre éste, otro de material pero de forma cilíndrica con un relieve en piedra en forma de diadema formado por hojas y frutas; 
  • sobre ésta última se levanta la Cruz de hierro forjado ya citada.





domingo, 24 de febrero de 2013

El Centro del Mudéjar (8): Elementos de Madera.




Los artistas mejor pagados de la época mudéjar eran los artesanos de la madera. Ellos eran unos expertos en utilizar las formas geométricas y creaban almizates, pechinas o piñas de mocárabes gracias al conocimiento de los elementos geométricos que adquirieron durante cientos de años.

Estos carpinteros eran capaces de construir las cubiertas de los edificios y de diseñar complejas decoraciones geométricas con pocos instrumentos, sólo el compás, la escuadra, el cartabón, la sierra y el banco del carpintero, sin planos ni maquetas.

sábado, 23 de febrero de 2013

El Centro del Mudéjar (7): Capiteles, sillares y yeserías.




Los elementos arquitectónicos y decorativos son numerosos en el Centro del Mudéjar, desde columnas y capiteles hasta techos de madera, aunque de los elementos de madera nos ocuparemos mañana.


Aquí podemos ver un capitel de moñas o castañuelas del siglo XVI en mármol blanco proveniente de la Colección Municipal depositada en el Museo Arqueológico.

Estos capiteles, tan abundantes en el caserío histórico de Sevilla, son el resultado de la estilización del capitel clásico mezclando la decoración de las volutas del orden jónico, las hojas de acanto del orden corintio y, a su vez, coronado por el cimacio como moldura de paso del entablamento.

viernes, 22 de febrero de 2013

El Centro del Mudéjar (6): Lápidas.




Son varias las lápidas sepulcrales que podemos ver en el Centro del Mudéjar, todas provenientes de la Colección Municipal depositada en el Museo Arqueológico.

Esta primera es de mármol y formaba parte del Lapidarium del Convento de Santa Clara. En escritura gótica tiene la siguiente leyenda: "Aquí está enterrado el noble barón Diego de Escobar caballero del Arzobispo de Sevilla. falleció a 21 de Septiembre año de 1514".

jueves, 21 de febrero de 2013

El Centro del Mudéjar (5): brocales, anafes, botijos y tinajas.




Uno de los apartados más importantes del Centro del Mudéjar es su colección de cerámicas de gran tamaño, desde brocales de pozo hasta tinajas pasando por redomas, morteros o anafes de gran valor histórico. Todas las piezas que les voy a presentar hoy pertenecen a la colección Municipal y provienen del Museo Arqueológico.

miércoles, 20 de febrero de 2013

El Centro del Mudéjar (4): Sellos y Escudos.




Proveniente del Museo de Artes y Costumbres Populares podemos ver en el Centro Mudéjar estos ejemplos de escudos heráldicos fechados entre el siglo XIV y el XVI.

El de arriba a la izquierda pertenece a la familia Ribera y está realizado en barro impreso cocido, se ha utilizado la técnica de arista y está esmaltado en verde, melado y blanco.

El de abajo a la derecha es de la familia Fernández de Córdoba, Condes de Cabra, está realizado en barro cocido, se ha utilizado la técnica de cuerda seca hendida con manganeso y está esmaltado en verde, melado, azul y blanco. En su interior está escrito el lema "Sine ipso factu est nihil", cuya traducción puede ser algo así como "Sin él nada ha sido hecho".

martes, 19 de febrero de 2013

El Centro del Mudéjar (3): Origen de las piezas.



En el Centro del Mudéjar se han expuestos piezas de distintas procedencias.

Veinte de ellas proceden de la colección arqueológica municipal en depósito desde 1940 en los almacenes del Museo Arqueológico de Sevilla y, entre las que sobresalen, tinajas mudéjares, sellos y utensilios domésticos de la misma época de especial valor.

lunes, 18 de febrero de 2013

El Centro del Mudéjar (2): el techo del Salón de Doña Leonor.



De la zona visitable por el público es digna de reseñar el techo de la sala que lleva el nombre de "Salón de doña Leonor".
Este salón adquirió este nombre por Doña Leonor de Acuña (siglo XVI) que fue hija del II Conde de Buendía, Don Lope Vázquez de Acuña, esposa de Don Rodrigo de Guzmán, III Señor de La Algaba, y madre de sus catorce hijos.

domingo, 17 de febrero de 2013

El Centro del Mudéjar (1): el Palacio de los Marqueses de La Algaba.



El Palacio de los Marqueses de La Algaba fue mandado construir en 1474 por Juan de Guzmán, primer Señor de La Algaba (el título de Marqués de la Algaba vendría más tarde, es un título nobiliario creado por el rey Felipe II en 1568 a favor de Francisco de Guzmán, hijo del IV Señor de La Algaba).
Éste amplió el edificio en el siglo XVI, fecha de la que aún permanece en pie la mayor parte de la obra.
Posteriormente, el edifico tuvo varios propietarios y usos. En su planta baja se instaló el Teatro Hércules o Teatro de la Feria, más tarde fue corral de vecinos y hasta cine de verano.

sábado, 16 de febrero de 2013

Un retablo del Cristo de las Almas.



En la Calle Divina Pastora, sobre la fachada de un domicilio particular y a cierta altura del suelo, podemos ver este azulejo pintado a mano por el escultor Darío Fernández Parra en 1955.
Desde la calle es difícil concretar el cristo que es, pero el zoom del objetivo nos permite identificarlo. Es el Santísimo Cristo de las Almas de la Hermandad de los Javieres, cuya sede está a pocos metros del lugar, en la Iglesia de Omnium Sanctorum.
Sobre el azulejo plano se abre un tejaroz que fue recogido de un derribo.

viernes, 15 de febrero de 2013

La Virgen de Todos los Santos.



En el presbiterio de la Iglesia de Omnium Sanctorum podemos admirar este templete dedicado a la Virgen de Todos los Santos, una advocación que tiene su origen en el siglo XVI y que es cultivada por una hermandad arraigada en esta misma parroquia, la Hermandad Sacramental de Nuestra Señora Reina de Todos los Santos.
La escultura fue encargada por la propia parroquia al escultor flamenco Roque Balduque en 1554 y fue realizada por éste en madera de cedro estofada y policromada. Dos siglos más tarde, en el XVIII, Cristóbal Ramos realizó algunas modificaciones, entre ellas introdujo seis nuevas figuras de barro alrededor de la Virgen. Eran Santa Catalina de Alejandría, San Lorenzo, San Basilio, Santo Domingo de Guzmán, San José y San Pedro.
La talla virginal fue restaurada por Enrique Gutiérrez Carrasquilla y Fernando Soto Benavente en 1989.


La Virgen María aparece de pie, con el niño en el brazo izquierdo. Su cuerpo está ligeramente girado hacia la izquierda acunando a Jesús con su postura y presentándonos a su hijo como muestra del camino de la salvación de los cristianos.
Alrededor de ella lleva unos paños de colores que envuelven su figura muy del estilo renacentista de la época
Sobre la Viregn descansa una corona como "Reina de Todos los Santos". También tiene cetro (en su mano derecha) y manto real, un manto de misericordia como símbolo de recogimiento que hace la Virgen de todos los hombres como hijos.


Curioso resulta que la Virgen lleve indumentaria con un manto oro y azul (símbolos de la santidad) y un vestido color jacinto (pureza), los colores inmaculistas precedentes a los que Pacheco impone posteriormente, o sea vestido blanco (pureza) y manto azul.

jueves, 14 de febrero de 2013

San José y Jesús.



Muy cerquita de la Iglesia de San José y del Convento de la Madre de Dios, en la confluencia de la Calle San José y la Plaza Nuestro Padre Jesús de la Salud se encuentra la Casa del Conde  de Ybarra, casa sobre cuya fachada hay un retablo cerámico con un pequeño tejaroz dedicado a San José.
Este retablo fue realizado a principios del siglo pasado por Manuel García Montalván y está colocado a una considerable altura para poder admirar su belleza desde la posición de un viandante.


En él podemos ver a un San José barbudo y con melena al estilo de su época en una posición protectora de Jesús, su hijo, al que abraza con las dos manos mientras este enseña una rama de olivo.

miércoles, 13 de febrero de 2013

La inundación de 1796.



En la esquina de la Calle Alfonso XII con Calle Bailén podemos ver este azulejo donde se indica el nivel que alcanzaron las aguas en la inundación del día de los Inocentes de 1796.
Al igual que en este azulejo colocado en la Alameda de Hércules, se dice que a las nueve de la noche del 28 de Diciembre de 1796, míércoles, el nivel del río subió a tal altura que el agua que anegó las inmediaciones llegó a la altura en que está situado este azulejo.
También se recuerda que, por entonces, el Asistente de la ciudad era un tal Manuel Cándido Romero Ciadoncha, conde de Floridablanca.
.
On the corner of Alfonso XII Street and Bailen Street we can see this tile where the level that the waters reached in the flood of December 1796  is indicated.
As in the tile placed in Hercules' Avenue, it is said that at nine o'clock in the night of December 28, 1796, wednesday, the level of the water of the Guadalquivir river went up while and overwhelmed the surrounding areas and came to the height in which this tile is placed.
Also it is remembered that, for then, the Assistant of the city was Manuel Candido Romero Ciadoncha, count of Floridablanca.

martes, 12 de febrero de 2013

La Puerta de Córdoba.



La muralla defensiva de la ciudad de Sevilla fue mandada construir por orden de Julio César cuando era cuestor de la ciudad e Hispalis.
Más tarde fueron los musulmanes los que la ampliaron y fortificaron por orden del emir de Córdoba Abderramán II. Un descendiente de éste, el califa de Córdoba Abderramán III, ordenó su destrucción. No sería hasta el año 1023 cuando, Abú al-Qasim, primer rey taifa de Sevilla (1023-1042), ordenó levantar de nuevo las murallas para protegerse de las tropas cristianas, y entre los siglos XI y XII se llevó a cabo una importante ampliación que duplicó el recinto murado bajo el dominio del sultán Alí ibn Yúsuf.
Fueron muchas, aunque menos importantes, las acciones que sufrieron las murallas de la ciudad a lo largo de estos siglos hasta llegar a 1868 donde el nuevo urbanismo revolucionario dio con iluminados dirigentes que destruyeron gran parte de ésta y muchas de sus puertas.


Una de las que se pudo conservar fue la Puerta de Córdoba, que tenía su acceso acodado, como casi toda las que construyeron los musulmanes por estas fechas.
Su importancia se relaciona con la constante veneración que desde la Baja Edad Media tuvo la figura de San Hermenegildo, el cual sufrió prisión y martirio en esta torre-puerta.


Esta puerta sería la única que no fue afectada por las obras de reforma que se llevaron a cabo de manera generalizada durante el siglo XVI, a pesar de estar incluida en el documento de mejoras de 1560. La causa pudo ser la escasa importancia que esta puerta tendría en relación a las comunicaciones y a las actividades comerciales de la ciudad, y a las otras muchas puertas importantes que ésta disponía a lo largo de su perímetro. Esta pudo ser la razón de su salvación en cuanto a las consabidas reformas del quinientos, a la que se sumó otra, pues en 1569 la torre-puerta sufrió modificaciones, erigiéndose en ella una capilla y colocándose una lápida con referencia al martirio de San Hermenegildo. 





lunes, 11 de febrero de 2013

Siete siglos.



Siete siglos nos contemplan. La torre de la Iglesia gótico múdejar de Omnium Sanctorum fue mezquita almohade y se convirtió al culto cristiano tras el terremoto de 1355.
La Torra Pelli es hija del siglo XXI. A pesar de la polémica suscitada con su elevación, en unos años se convertirá en un icono de la ciudad.
Siete siglos de diferencia y ambas construcciones forman parte de una ciudad donde cristianos, musulmanes y judíos convivieron durante centurias y todos dejaron su impronta en el urbanismo sevillano.

domingo, 10 de febrero de 2013

Retablo de la Virgen de la Hiniesta.



En la fachada de la Iglesia de San Julián, junto a la entrada del despacho parroquial podemos ver este retablo cerámico del María Santísima de la Hiniesta Gloriosa, un azulejo pintado en 1961, en el año de si coronación canónica.


Bajo el retablo hay otro azulejo en el que se relata, de una forma muy breve, la historia de la Virgen de la Hiniesta, su origen y su filiación sevillana. Como se dice en él, fue Mosen Per de Tous, un noble caballero catalán quien descubrió la imagen de la Virgen de la Hiniesta en el año 1380.
Junto a ella apareció un letrero en el que se reflejaba su identidad sevillana y su origen en el barrio de San Julián.


En la parte superior del retablo están los escudos de Sevilla y Cataluña.

sábado, 9 de febrero de 2013

La Iglesia de Santa Lucía (2): el Centro de Documentación de Artes Escénicas.



A finales de 2011 se conoció la noticia de que la Iglesia de Santa Lucía acogería el Centro de documentación de Artes Escénicas de Andalucía y que el Espacio de Producción del Instituto Andaluz del Flamenco, que la había ocupado hasta entonces, se trasladaría a la Calle Calatrava, sede del Ballet Flamenco de Andalucía.

viernes, 8 de febrero de 2013

La Iglesia de Santa Lucía (1): Origen.



Si paseamos por la Calle Santa Lucía o por la Calle Sol nos encontramos con este edificio que, por sus formas, nos recuerdan a un antigua iglesia. En realidad lo fue, fue la Iglesia de Santa Lucía, aunque de este nacimiento religioso apenas queden cuatro aristas de la fachada exterior.

jueves, 7 de febrero de 2013

La gruta del Jardín de las flores.



Son seis los jardines que recorren las fachadas este y sur del Palacio de Pedro I en el Alcázar sevillano. El segundo de ellos, justo en que está situado en la esquina es el llamado Jardín de las flores. En el centro tenemos una pequeña fuente y en uno de los laterales el busto del Emperador Carlos I de España y V de Alemania.

miércoles, 6 de febrero de 2013

El óleo de la beatificación de Sor Ángela de la Cruz.



Entrando en el Convento de Santa Ángela de la Cruz, en el pasillo de la derecha que va hacia la capilla conventual donde podemos rezar una oración ante el cuerpo de la santa, nos encontramos con dos óleos sobre las paredes de dicho pasillo.

martes, 5 de febrero de 2013

La casa de José María Izquierdo.



En un texto del pasado mes de Noviembre glosábamos la figura insigne de José María Izquierdo dando a conocer la pequeña glorieta que el pueblo de Sevilla le dedicó en el interior del Parque de María Luisa.
Hoy para completar aquella información podemos conocer la casa en la que nació el escritor sevillano e impulsor de la Cabalgata de Reyes desde el púlpito del Ateneo sevillano.

lunes, 4 de febrero de 2013

El retablo de Santa Teresa.



Sobre los muros exteriores del Convento de San José del Carmen (más conocido como Convento de las Teresas) nos encontramos con este retablo cerámico dedicado a la santa que le da nombre a la calle y fundadora del convento: Santa Teresa de Jesús.

domingo, 3 de febrero de 2013

El relieve de la Visitación de Santa Isabel.



Teniendo por nombre de Convento de Santa Isabel es muy propio que en un lugar predominante la imagen de la escena de la Visitación, momento en que la Virgen María, ya embarazada, va a visitar a su prima Isabel, tras un largo viaje, en periodo avanzado de gestación
En este caso hay un relieve de grandes dimensiones sobre el ático de la puerta de la iglesia del convento, una puerta lateral que podemos ver desde la Plaza de Santa Isabel.


Esta iglesia empezó a construirse a principios del siglo XVII según el diseño manierista de Alonso de Valdevira que también dio trazas a la entrada principal del edificio. Esta portada se estructura en torno a dos columnas corintias. en la parte superior podemos ver este altorrelieve de la Visitación que está bastante erosionado por el paso del tiempo y la exposición a los agentes meteorológicos.
En el relieve podemos ver la imagen de la Virgen, de Santa Isabel, Zacarías, San José y unos niños. Su autor fue Andrés de Ocampo en 1609.

sábado, 2 de febrero de 2013

El Salón del Pretorio, en la Casa de Pilatos.



El Salón del pretorio de la Casa de Pilatos es la sala más grande de todo el recinto y una de las más bellas y suntuosas del recinto palaciego. Está situada junto al Patio Principal y, por su importancia, el propio Fadrique Enríquez proyectó la sala decorándola minuciosamente con una variedad de azulejos pocas veces vista y un artesonado propio de los palacios mudéjares, combinando extraordinarios mocárabes con escudos nobiliarios pertenecientes a sus familias paternas y maternas.

viernes, 1 de febrero de 2013

Un gesto por la paz.



En la mañana del pasado miércoles 30 de enero, todos los colegios de Santa Clara han realizado un acto por la paz.
Durante semanas han trabajado organizándose y coordinándose entre los cinco centros educativos de Santa Clara para realizar una actividad común sobre la paz: Santo Ángel, San Agustín, San Pelayo, Los Rosales y Santa Clara.
La organización del acto corrió a cargo de los encargados de Pastoral de cada centro y de algunos alumnos voluntarios. Después de algunas gestiones, conseguimos la colaboración del Distrito San Pablo-Santa Justa, el Instituto Municipal de Deporte, la Policía Local, Canal Sur Radio y Diverglobo. A todos ellos hay que darles las GRACIAS a través de estas líneas.
La Marcha por la Paz partía a las 10’30 de la mañana del colegio Santo Ángel y recorría diversas calles recogiendo al resto de colegios: Santa Clara, San Agustín, Los Rosales y San Pelayo,  participando los alumnos desde 5º de primaria en adelante y acompañados por cuatro efectivos de la Policía Local y un coche con megafonía cedido por los Agustinos para la ocasión. El ambiente fue festivo y pacífico en todo momento.
Los alumnos más pequeños del cole salieron a la puerta a vernos pasar, y los de Infantil de nuestro centro recitaron una poesía y realizaron una espectacular suelta de globos.
Sobre las doce de la mañana la Marcha llegó a las pistas deportivas municipales colindantes al colegio, donde nos habían instalado un escenario y equipo de megafonía y nos esperaba el director del Distrito: Jesús Díaz Cruz.
El sencillo acto de apenas 30 minutos consistió en la lectura de un Manifiesto por la Paz por parte de los representantes de cada colegio y la representación mediante gestos de la canción: “Somos ciudadanos de un Mundo”, organizada por el Centro San Pelayo.
Tras esto regresamos todos a nuestros centros con la esperanza de que nuestros alumnos sepan contribuir día a día a crear una sociedad más pacífica y justa.