viernes, 25 de abril de 2014

El retablo de la Beata Madre Isabel.



En este retablo está representada a la beata Madre Isabel de la Santísima Trinidad, madre fundadora del Beaterio de la Santísima Trinidad. Está situado en la fachada del beaterio por donde acceden los niños al colegio.
Este retablo es reproducción del un óleo de la fundadora que ya existe. Está firmado en Cerámica Artística Antonio González, siendo colocado en 1999, ocupando el lugar de otro similar colocado en 1997, cuyos azulejos se desprendieron por estar mal fijados.



jueves, 24 de abril de 2014

Un balcón con dos retablos cerámicos.



En la esquina de la Calle Corral del Rey con Calle Abades nos encontramos con este balcón cuya puerta está protegida por dos retablos cerámicos.
El de la izquierda es un crucificado del siglo XVIII y el de la derecha es Nuestra Señora de la Soledad, también del mismo siglo.








miércoles, 23 de abril de 2014

Pura casualidad.



Lo que hace el aburrimiento. Circulando por Sevilla me encuentro en esta situación donde hay dos coches con igual número de matrícula. Un Fiat y un Renault. En la misma calle, uno circulando y otro aparcado.
Es una jodida casualidad.
¿Algún piadosos lector puede calcular las probabilidades de esto ocurra, por favor?.

martes, 22 de abril de 2014

Semana Santa por el rito ortodoxo rumano.



Al igual que los cristianos católicos celebramos la Semana Santa con gran alegría en las calles de Sevilla, durante esta semana otras iglesias, igualmente cristianas, también lo han celebrado con sus ritos específicos.
Es el caso de la Iglesia Ortodoxa Rumana que se ha reunido estos días en la Iglesia de San Juan de Dios en la Calle Misericordia frente a la Plaza de Zurbarán.
Se trata del único templo en Sevilla donde tiene lugar estas celebraciones religiosas.


lunes, 21 de abril de 2014

Cómo cruzar el cuerpo de penitentes de La Macarena con una bicicleta.



Esperando la llegada del Señor de la Sentencia a la Plaza del Duque, la pasada madrugá vio una curiosa estampa hasta ahora desconocida para mí. Un joven cruzó el cuerpo de penitentes de la hermandad (a pesar de las cientos de sillitas allí apostadas y de los cientos que estábamos de pie) con su bicicleta alzada sobre las cabezas de los expectantes cofrades. Tendría prisa en salir de allí.
Lo dicho, curiosidades de una madrugá.











Y al final ... recibió unos irónicos aplausos.

jueves, 17 de abril de 2014

María Santísima de Regla bajo el aroma de los pétalos de rosas.







María Santísima del Buen Fin, tras los pasos del Cristo de La Lanzada.










Jesús recibiendo la lanzada de Longinos.



Evangelio de San Juan.

19:31 Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilatos que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.
19:32 Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él.
19:33 Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas.
19:34 Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.
19:35 Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.
19:36 Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo.
19:37 Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

miércoles, 16 de abril de 2014

La Virgen del Carmen en sus misterios dolorosos.










Jesús de la Paz en las Negaciones de San Pedro.



Evangelio de San Juan.

18:12 El destacamento de soldados, con el tribuno y los guardias judíos, se apoderaron de Jesús y lo ataron.
18:13 Lo llevaron primero ante Anás, porque era suegro de Caifás, Sumo Sacerdote aquel año.
18:14 Caifás era el que había aconsejado a los judíos: "Es preferible que un solo hombre muera por el pueblo".



La primera negación de Pedro


18:15 Entre tanto, Simón Pedro, acompañado de otro discípulo, seguía a Jesús. Este discípulo, que era conocido del Sumo Sacerdote, entró con Jesús en el patio del Pontífice,
18:16 mientras Pedro permanecía afuera, en la puerta. El otro discípulo, el que era conocido del Sumo Sacerdote, salió, habló a la portera e hizo entrar a Pedro.
18:17 La portera dijo entonces a Pedro: "¿No eres tú también uno de los discípulos de ese hombre?" Él le respondió: "No lo soy".
18:18 Los servidores y los guardias se calentaban junto al fuego, que habían encendido porque hacía frío. Pedro también estaba con ellos, junto al fuego.

lunes, 14 de abril de 2014

Los ojos verdes de San Pablo.



Como cada lunes santo, mi mirada se embelesa con estos ojos verdes que acuden  nosotros desde el Polígono San Pablo. Luís Álvarez Duarte fue su hacedor.
Dos estrellas que, aunque lloren de dolor, soportan nuestra mirada acompañándonos con la alegría de su barrio que la pasea por Sevilla al son de la música de sus bambalinas.


domingo, 13 de abril de 2014

La Virgen del Subterráneo







La Humildad y Paciencia de Cristo.



Evangelio de San Mateos.

27:11 Jesús compareció ante el gobernador, y este le preguntó: "¿Tú eres el rey de los judíos?" Él respondió: "Tú lo dices". Juan 18, 37 1 Timoteo 6, 13
27:12 Al ser acusado por los sumos sacerdotes y los ancianos, no respondió nada.
27:13 Pilato le dijo: "¿No oyes todo lo que declaran contra ti?"
27:14 Jesús no respondió a ninguna de sus preguntas, y esto dejó muy admirado al gobernador.



27:27 Los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio y reunieron a toda la guardia alrededor de él.
27:28 Entonces lo desvistieron y le pusieron un manto rojo.
27:29 Luego tejieron una corona de espinas y la colocaron sobre su cabeza, pusieron una caña en su mano derecha y, doblando la rodilla delante de él, se burlaban, diciendo: "Salud, rey de los judíos".
27:30 Y escupiéndole, le quitaron la caña y con ella le golpeaban la cabeza.
27:31 Después de haberse burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron de nuevo sus vestiduras y lo llevaron a crucificar.