sábado, 28 de febrero de 2015

La casa de las naos.




Realmente no sé si este tipo de cerámica tiene la suficiente envergadura artística o histórica como para ponerla de relieve en este blog, pero es que cuando pasé por delante del número 41 de la calle Boteros me llamó mucho la atención que los motivos centrales de los zócalos laterales de este zaguán fueran, en concreto, estas dos naos que podéis ver en las fotos. Era algo que no había visto antes en domicilios particulares.
Ésta y no otra es la razón por la que me atrevo a enseñároslas.






viernes, 27 de febrero de 2015

El óleo sobre cobre de la Virgen de la Antigua.



Ayer veíamos la pintura que sobre la puerta de entrada a la Institución Colombina representa a la Virgen de la Antigua. También decíamos ayer que ésta no era la pintura original, sino otra que se guarda dentro de la Institución.
La Virgen de la Antigua original es la que vemos en la foto de arriba y es un óleo sobre metal cobre.
La pintura sobre cobre aparece firmada con un texto en el que dice:

Joseph Huelva pinto
efta Sma. Ymagen a
devocion y expensas
de varios Devotos. Año
de 1785


jueves, 26 de febrero de 2015

La Virgen de la Antigua, en la portada de la Institución Colombina.



La fachada de la Catedral que da a la calle Alemanes ha sido rehabilitada hace muy poco tiempo. Dentro de esta fachada lineal hay, a su vez, una parte de la misma que corresponde a la Institución Colombina cuya puerta de entrada agradece enormemente el esfuerzo realizado.


La puerta de entrada está adornada con un arco de mediopunto sobre el que podemos ver unas pinturas.
Son pinturas del siglo XVIII, sencillas, pero altamente decorativas, donde el bicromatismo del almagra (que dibuja los elementos de ladrillo) frente al del blanco de los paramentos, componen una decoración de líneas y recercados.
De sus decoraciones destacan la escena central en donde se representa a la Virgen de la Antigua (muy deteriorada y que reproduce el óleo sobre cobre (de ésta hablaremos mañana) que se guarda dentro de la Institución Colombina y que debió ocupar en origen ese espacio).


Los paisajes de sus enjutas, de cielos enrojecidos, en donde se alza la Giralda como gran tema pictórico, resumen en esta composición una idea simple: Sevilla guarda y protege a su Virgen de la Antigua.
En la foto de abajo podemos ver el estado en el que se encontraba antes de su restauración.


miércoles, 25 de febrero de 2015

La cúpula áurica.



Ya hemos podido ver algunos esbozos de la nueva (5ª) temporada de la serie televisiva Juego de Tronos. El Reino de Dorne (uno de los siete reinos de Westeros, el más sureño) está ambientado en el Alcázar sevillano y una de las imágenes ofrecidas por la productora HBO nos muestra la hermosa cúpula del salón de los Embajadores.
Como aperitivo de la serie, disfrutemos de la visión estática que una fotografía nos muestra de este magnífico elemento arquitectónico.

martes, 24 de febrero de 2015

El Altar del Gremio de Gorreros y Sederos.



Junto a la Puerta del Perdón de la Catedral de Sevilla, en las Gradas de la misma, se abre, tras una reja, la Capilla de la Virgen de la Asunción con un cuadro barroco que la representa. Sobre dicha capilla se muestra, en su amplio balcón abovedado, el cuadro pintado en 1616 por Francisco Herrera el Viejo de la Inmaculada Concepción por encargo del Gremio de gorreros y sederos.

En este cuadro de la Inmaculada Concepción se observa la evolución iconográfica de dicha imagen a lo largo del siglo XVII, pues siendo una obra original de Francisco Herrera el Viejo de 1616, fue modificada actualizando su iconografía a los nuevos tipos a lo largo del siglo XVII y XVIII.
En el paisaje que se abre a sus pies se reproducen los atributos "del país", diferenciándolo de los del cielo, con la luna convexa y translúcida, según los cánones de Pacheco.


Con motivo de la procesión de la consagración de la Iglesia del Sagrario y fiesta de agradecimiento del Breve de Alejandro VII en 1662 fue exornado siguiendo la tradición de la arquitectura efímera barroca enmarcando la pintura con un retablo efímero según se recoge en un cuadro anónimo sevillano del siglo XVII, que plasma el momento del paso de dicha procesión ante la capilla que comentamos.


Aunque ha estado bajo cristal, la Capilla de la Asunción tuvo que sufrir los continuados efectos de la insolación y de la intemperie, por cuyo motivo fue repintada en numerosas ocasiones, a veces abusivamente, quedando poco del original de Herrera.
Una reciente y metódica restauración ha tratado de eliminar dichos repintes, devolviéndola a su primitiva apariencia.


En el interior de la capilla nos encontramos una placa de mármol donde se recuerda a la Sra. Doña Teresa Ybáñez y Fernández, esposa viuda del Sr. Don Manuel Vallana, por su generosidad en el pago del costo de la restauración de la capilla.


En la pequeña capillita de la Asunción de María se levanta un cuadro del siglo XVIII que representa esta advocación de la Virgen. Es un cuadro realizado al óleo sobre lienzo. No aparece firmado, aunque en su ángulo inferior izquierdo presenta una cartela pintada donde se da noticia de la donación del cuadro en 1784:

“Por los Años de 1784 El Sr. Dn. Diego Frnco. de la Barra Canonigo de efta Sta. Yga. y Capellan del Ssmo. Rosaro. en reconocimo. de su devocn. dono esta Pintura”.


En este cuadro María se representa con los brazos abiertos y la mirada ascendente, en una composición piramidal cuya base la representan el coro de ángeles que la ascienden entre nubes, siendo la cúspide el rostro de María que se alza entre un cielo dorado que se abre tras ella al modo de un mandorla divina.
Sus colores de blanco y celeste la definen como mujer sin mácula, pero su pequeño pañuelo ocre la identifica como Asunción, siendo un elemento reiterado en este tipo iconográfico.

domingo, 15 de febrero de 2015

Un retablo cerámico de la Macarena.



Al igual que ayer el Cristo del Amor, hoy podemos ver un retablo cerámico dedicado a Nuestra señora de la Esperanza Macarena sobre la fachada del número 17 de la calle Escoberos.


El retablo fue pintado por Enrique Mármol Rodrigo en 1930 y el edificio fue mandado construir por el comerciante Ramón Labanda Oviedo.


viernes, 13 de febrero de 2015

El Cristo del Amor, en la calle Escoberos.



En la fachada del número 24 de la  Calle Escoberos, pleno barrio de la Macarena, nos encontramos con un bello retablo cerámico dedicado al Santísimo Cristo del Amor. Este retablo de unas medidas aproximadas de 90 cms de ancho y 120 de alto, con azulejos cuadrados de unos 15 cms de lado.


Fue realizado en 1917 en la fábrica de Julio Laffite Castro situada en Los Remedios. De este retablo conocemos otro idéntico, en la calle Virgen de la Paz nº 4 (Barrio del Porvenir de Sevilla).


miércoles, 4 de febrero de 2015

San José, en la carpintería de Don Manuel Casana.



Como decíamos ayer, sobre la parte superior del edificio que albergaba la antigua carpintería Manuel Casana, hay un retablo cerámico dedicado a, como no podía ser menos, San José, patrón de los carpinteros.


Es un azulejo pintado a mano por el artista Juan Oliver Míguez en los años 30 del siglo pasado. Este autor acostumbraba incluir un pajarito en sus obras. En este caso lo contemplamos en la copa del árbol, a la izquierda de la cabeza de San José.


martes, 3 de febrero de 2015

La carpintería de Don Manuel Casana.




Don Manuel Casana Gómez, nacido en Córdoba el 23 de enero de 1880 pero afincado en Sevilla a temprana edad, fue un renombrado industrial del ramo de la madera y cofrade sevillano de la primera mitad del siglo pasado. 
Regentaba un prestigioso taller de carpintería cuya sede estaba en una zona del barrio de Nervión. Los talleres estaban englobados en una edificación de tipo industrial y edificio de viviendas que en la actualidad ostenta el número 13 de la calle Santo Domingo de la Calzada, un edificio de estilo regionalista proyectado por el arquitecto D. Aurelio Gómez Millán, que en su parte superior, de un lado a otro del edificio, presenta un amplio rótulo cerámico que con el texto, de “Carpintería M. Casana” y en su parte central un magnífico retablo de San José, patrón de los carpinteros, retablo del que nos ocuparemos mañana.



Dedicó gran parte de su vida a atender su negocio de carpintería, siendo, dentro de esta profesión manufacturera, su faceta religiosa la que le tuvo ocupado en gran parte de su tiempo. 
Don Manuel Casana estuvo estrechamente relacionado con numerosas hermandades y cofradías sevillanas, siendo hermano de casi treinta de ellas, pero a una se entregó en cuerpo y alma, la del Santísimo Cristo del Amor, que desde 1922 reside canónicamente en el templo del Divino Salvador de Sevilla.
En la época que le tocó vivir, fueron muchas las Hermandades reorganizadas o fundadas que precisaron ejecutar parihuelas, altares y retablos, así como otras que vieron desaparecer sus enseres durante la guerra civil; a todas ellas atendió y trató con generosidad y comprensión, pues tenía un carácter sencillo y afable.
A la muerte de Don Manuel Casana Gómez, ocurrido en Sevilla el 24 de Diciembre de 1952, sus herederos, continúan con el negocio de carpintería hasta que en 1964, el crecimiento residencial y comercial de Sevilla en el barrio de Nervión, implicó un cambio en los usos urbanos de la zona, aconsejando el traslado del taller, como Sociedad Limitada a las nuevas zonas de uso industrial, concretamente al Polígono La Chaparrilla.
De la memoria en Nervión de Don Manuel Casana, quedó el singular edificio, en cuyos bajos se instalaron negocios de hostelería, y la calle que un año después de su fallecimiento, en 1953, fue rotulada con el nombre de Manuel Casana, entre la actual Avda. de San Francisco Javier y la calle San Juan de Dios.
No de sus manos, pero sí de su esfuerzo y cariño, nació el magnífico retablo que el Cristo del Perdón tiene dedicado n una de las esquinas de la Plaza del Salvador, retablo que él regaló a su hermandad.

(Información ofrecida por www.retabloceramico.net)

jueves, 29 de enero de 2015

El antiguo Callejón de Nuestra Señora de la O



En la Calle Castilla, junto a la Iglesia de la O y a pocos pasos de la conocida Casa de las Flores, existe un arco del que nace un pequeño pasaje que desemboca a orillas del Guadalquivir, en el Paseo Nuestra señora de la O.
Este pasaje, de poco más de 40 metros era conocido por el pueblo como el Callejón de la O. Actualmente el callejón ya alcanza la categoría de calle y se ha renombrado con el nombre de "Párroco Pedro Ramos Lagares".


Y ¿Quién fue Don Pedro Ramos Lagares para tener tal honor?
Pues fue el primer párroco de la iglesia adjunta, Iglesia de la O,  tras separarse canónicamente ésta en otoño de 1911 de la de Santa Ana, de la que era ya parroquia auxiliar desde el siglo XVII.


El Ayuntamiento de Sevilla, a petición popular, instado por la Hermandad de la O, aprobó rotular esta vía con su nombre el 15 de diciembre de 1996; la cual está muy próxima de donde descansan sus restos mortales, a los pies de Nuestro Padre Jesús Nazareno en el sagrario de la cercana sede de la collación, la iglesia de la O.


El 16 de diciembre fue rotulado el callejón de la O con su nuevo nombre, el acto inaugural se celebró tras la función de un triduo a la Virgen, asistieron entre otros Adolfo Lama, delegado del Distrito Triana-Los Remedios, Antonio Ríos, presidente del Consejo, y Antonio Más Acemel, Hermano Mayor de la O.