jueves, 25 de diciembre de 2008

Y Dios creó a Sevilla.


1: En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 
2: Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo. Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
3: Y dijo Dios: Sea la luz: y fue la luz.
4: Y vio Dios que la luz era buena: y apartó Dios la luz de las tinieblas.
5: Y llamó Dios a la luz Día, ya las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana del primer día.
6: Y dijo Dios: Haya un firmamento en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.
7: Y Dios hizo el firmamento, y separó las aguas que estaban bajo el firmamento de las aguas que estaban sobre la expansión: y fue así.
8 Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana del segundo día.
9 Y dijo Dios: Júntense las aguas que están debajo del cielo se reunieron a un mismo lugar, y descúbrase la seca: y fue así.
10: Y llamó Dios a lo seco Tierra, ya la reunión de las aguas llamó Mares: y vio Dios que era bueno.
11: Y dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla y el fruto del árbol de fruto que dé según su especie, cuya semilla esté en él, sobre la tierra, y así fue.
12: Y produjo la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su especie, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su especie: y vio Dios que era bueno.
13: Y fue la tarde y la mañana del tercer día.
14 Y dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sirvan de señales para las estaciones, para días y años:
15: y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y así fue.
16: Y Dios hizo dos lumbreras: la lumbrera mayor para regir el día, y la lumbrera menor para regir la noche: hizo también las estrellas.
17 Y Dios las puso en el firmamento de los cielos para alumbrar sobre la tierra,
18: Y para señorear en el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas: y vio Dios que era bueno.
19: Y fue la tarde y la mañana del cuarto día.
20 Y dijo Dios: Produzcan las aguas en abundancia a la criatura que se mueve y tiene vida, y aves que vuelen sobre la tierra en la abierta expansión de los cielos.
21 Y creó Dios los grandes, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie: y vio Dios que era bueno.
22 Y Dios los bendijo, diciendo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.
23: Y fue la tarde y la mañana el día quinto.
24: Y dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según el su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie: y fue así.
25: E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie: y vio Dios que era bueno.
26 Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.
27: Y creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó.
28 Y los bendijo Dios, y Dios les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra, y sojuzgadla, y dominad sobre los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todos los seres vivos lo que se mueve sobre la tierra.

(Génesis,1-28)


Y después sintió que le faltaba algo.
Dios dijo: "sólo me queda una cosa: Sevilla. Sin Sevilla, este mundo no es lo mismo". 
Y creó a Spal, a Hispalis, a Isbiliya y a todas las fundió en una ciudad de luz, de alegría, de incienso, de color y da calor, de pasión roja y verde, de tierra y de mar, de cultura e historia... y dispuso que este don divino fuese una ciudad acogedora de todos. Finalmente, le dio un nombre: Sevilla.
Y Dios vio que esto era bueno. 
Y nosotros también.
Y, desde este humilde púlpito, la vamos a glosar... para gozo de los fieles sevillanos y de amantes venidos de otras tierras allende el Guadalquivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario