martes, 3 de febrero de 2015

La carpintería de Don Manuel Casana.




Don Manuel Casana Gómez, nacido en Córdoba el 23 de enero de 1880 pero afincado en Sevilla a temprana edad, fue un renombrado industrial del ramo de la madera y cofrade sevillano de la primera mitad del siglo pasado. 
Regentaba un prestigioso taller de carpintería cuya sede estaba en una zona del barrio de Nervión. Los talleres estaban englobados en una edificación de tipo industrial y edificio de viviendas que en la actualidad ostenta el número 13 de la calle Santo Domingo de la Calzada, un edificio de estilo regionalista proyectado por el arquitecto D. Aurelio Gómez Millán, que en su parte superior, de un lado a otro del edificio, presenta un amplio rótulo cerámico que con el texto, de “Carpintería M. Casana” y en su parte central un magnífico retablo de San José, patrón de los carpinteros, retablo del que nos ocuparemos mañana.



Dedicó gran parte de su vida a atender su negocio de carpintería, siendo, dentro de esta profesión manufacturera, su faceta religiosa la que le tuvo ocupado en gran parte de su tiempo. 
Don Manuel Casana estuvo estrechamente relacionado con numerosas hermandades y cofradías sevillanas, siendo hermano de casi treinta de ellas, pero a una se entregó en cuerpo y alma, la del Santísimo Cristo del Amor, que desde 1922 reside canónicamente en el templo del Divino Salvador de Sevilla.
En la época que le tocó vivir, fueron muchas las Hermandades reorganizadas o fundadas que precisaron ejecutar parihuelas, altares y retablos, así como otras que vieron desaparecer sus enseres durante la guerra civil; a todas ellas atendió y trató con generosidad y comprensión, pues tenía un carácter sencillo y afable.
A la muerte de Don Manuel Casana Gómez, ocurrido en Sevilla el 24 de Diciembre de 1952, sus herederos, continúan con el negocio de carpintería hasta que en 1964, el crecimiento residencial y comercial de Sevilla en el barrio de Nervión, implicó un cambio en los usos urbanos de la zona, aconsejando el traslado del taller, como Sociedad Limitada a las nuevas zonas de uso industrial, concretamente al Polígono La Chaparrilla.
De la memoria en Nervión de Don Manuel Casana, quedó el singular edificio, en cuyos bajos se instalaron negocios de hostelería, y la calle que un año después de su fallecimiento, en 1953, fue rotulada con el nombre de Manuel Casana, entre la actual Avda. de San Francisco Javier y la calle San Juan de Dios.
No de sus manos, pero sí de su esfuerzo y cariño, nació el magnífico retablo que el Cristo del Perdón tiene dedicado n una de las esquinas de la Plaza del Salvador, retablo que él regaló a su hermandad.

(Información ofrecida por www.retabloceramico.net)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada