martes, 24 de febrero de 2015

El Altar del Gremio de Gorreros y Sederos.



Junto a la Puerta del Perdón de la Catedral de Sevilla, en las Gradas de la misma, se abre, tras una reja, la Capilla de la Virgen de la Asunción con un cuadro barroco que la representa. Sobre dicha capilla se muestra, en su amplio balcón abovedado, el cuadro pintado en 1616 por Francisco Herrera el Viejo de la Inmaculada Concepción por encargo del Gremio de gorreros y sederos.

En este cuadro de la Inmaculada Concepción se observa la evolución iconográfica de dicha imagen a lo largo del siglo XVII, pues siendo una obra original de Francisco Herrera el Viejo de 1616, fue modificada actualizando su iconografía a los nuevos tipos a lo largo del siglo XVII y XVIII.
En el paisaje que se abre a sus pies se reproducen los atributos "del país", diferenciándolo de los del cielo, con la luna convexa y translúcida, según los cánones de Pacheco.


Con motivo de la procesión de la consagración de la Iglesia del Sagrario y fiesta de agradecimiento del Breve de Alejandro VII en 1662 fue exornado siguiendo la tradición de la arquitectura efímera barroca enmarcando la pintura con un retablo efímero según se recoge en un cuadro anónimo sevillano del siglo XVII, que plasma el momento del paso de dicha procesión ante la capilla que comentamos.


Aunque ha estado bajo cristal, la Capilla de la Asunción tuvo que sufrir los continuados efectos de la insolación y de la intemperie, por cuyo motivo fue repintada en numerosas ocasiones, a veces abusivamente, quedando poco del original de Herrera.
Una reciente y metódica restauración ha tratado de eliminar dichos repintes, devolviéndola a su primitiva apariencia.


En el interior de la capilla nos encontramos una placa de mármol donde se recuerda a la Sra. Doña Teresa Ybáñez y Fernández, esposa viuda del Sr. Don Manuel Vallana, por su generosidad en el pago del costo de la restauración de la capilla.


En la pequeña capillita de la Asunción de María se levanta un cuadro del siglo XVIII que representa esta advocación de la Virgen. Es un cuadro realizado al óleo sobre lienzo. No aparece firmado, aunque en su ángulo inferior izquierdo presenta una cartela pintada donde se da noticia de la donación del cuadro en 1784:

“Por los Años de 1784 El Sr. Dn. Diego Frnco. de la Barra Canonigo de efta Sta. Yga. y Capellan del Ssmo. Rosaro. en reconocimo. de su devocn. dono esta Pintura”.


En este cuadro María se representa con los brazos abiertos y la mirada ascendente, en una composición piramidal cuya base la representan el coro de ángeles que la ascienden entre nubes, siendo la cúspide el rostro de María que se alza entre un cielo dorado que se abre tras ella al modo de un mandorla divina.
Sus colores de blanco y celeste la definen como mujer sin mácula, pero su pequeño pañuelo ocre la identifica como Asunción, siendo un elemento reiterado en este tipo iconográfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada