sábado, 2 de agosto de 2014

La Iglesia de San Hermenegildo (2): La fachada.




La Iglesia de San Hermenegildo es del siglo XVII, en cuyo interior subsiste una pequeña capilla donde la tradición asegura que este Santo sufrió prisión. No sólo cuidó su Hermandad del culto en su capilla, sino que fundo un hospital dedicado al Santo Rey, que estuvo en la collación de San Julián, calle del Azofaifo.
Cuando en 1787 tuvo lugar la reducción de hospitales, este de San Hermenegildo quedó en poder de su Hermandad, y de él labraron dos casas para su renta. Atraidos por la santidad del sitio, algunos sacerdotes y devotos se instalaron allí, entregados a una vida de penitencia como anacoretas, y tanto aumentó su número que el Duque de Alcalá (Hermano Mayor y protector de la Hermandad, alcalde perpetuo de todas las torres de las murallas de Sevilla) concedió espacio dentro de dichas torres para ampliar las celdas.


Con todo y con eso el acomodo resultaba insuficiente, pues hubo de edificarse nueva capilla, para lo cual el Municipio otorgó el terreno solicitado, por auto del año 1606. Alma de dichos trabajos fue el V. P. Cristóbal Suárez de Ribera (a quien por esta acción sepultaron en la nueva capilla mayor y en ella pusieron su retrato, hoy en el Museo de bellas Artes, que algunos estiman ser obra juvenil de Velásquez).
El templo se estrenó con la mayor solemnidad en 1616, invirtiéndose en la hechura más de 20.000 ducados. Por otra parte consta que la Hermandad de San Hermenegildo estuvo primeramente agregada a la Sacramental de San Julián, hasta que en 1598 se trasladó a este sitio, a instancias del referido Cristóbal Suárez.
En el exterior hay una lápida en latín que significa: “Oh tú, cualquiera que pasa venera rendido este lugar, consagrado con la sangre del Rey Hermenegildo”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada