viernes, 30 de mayo de 2014

Homenaje a Luís Cernuda en la fachada del Convento de San Leandro.



Junto a la puerta de acceso al compás del Convento de San Leandro y entre rejas de dispar disposición y tamaño, luce una placa de mármol blanco colocada con motivo del centenario del nacimiento del gran poeta de la Generación del 27 Luís Cernuda.
En ella se inscribe una frase extraída del su magna obra Ocnos.



Para Cernuda ir a comprar dulces al torno de los conventos era una costumbre propia y muy arraigada en Sevilla. El poeta convierte la descripción de este momento en uno de sus más bellos poemas en prosa.
Así describe Cernuda una visita al compás de San Leandro:

El portón. Los arcos. (Para un andaluz la felicidad aguarda siempre tras de un arco.) Los muros blancos del convento. Los ventanillos ciegos bajo espesas rejas.
Rechinaban los goznes mohosos, y un vaho de humedad asaltaba al visitante adelantando sus pasos sobre la tierra cubierta a trechos por la hierba, que manchaban de amarillo aquí y allá los jaramagos. En la alberca el agua reflejaba el cielo y las ramas frondosas de una acacia. Sobre los aleros cruzaban raudos los vencejos, ahogando su grito entre las hendiduras del campanario.
Por la galería, tras llamar discretamente al torno del convento, sonaba una voz femenina, cascada como una esquila vieja: "Deo gratias", decía. "A Dios sean dadas", respondíamos. Y las yemas de huevo hilado, los polvorones de cidra o de batata, obra de anónimas abejas de toca y monjil, aparecían en blanca cajilla desde la misteriosa penumbra conventual, para regalo del paladar profano.
En la vaga luz crepuscular, en el silencio de aquel recatado rincón, el exquisito alimento nada tenía de terreno, y al morderlo parecía como si mordiéramos los labios de un ángel.

Un compás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada