viernes, 10 de enero de 2014

El comunista José Díaz Ramos.



En mayo del 2011, el Ayuntamiento de Sevilla por medio del distrito representante del barrio de San Luís decidió colocar este azulejo homenaje al que fuera presidente del Partido Comunista José Díaz Ramos.
José Díaz nació el 3 de mayo de 1895. Natural de Sevilla, empezó a trabajar como panadero con su padre a los 11 años de edad.
Muy pronto se convirtió en líder del sindicato “La Aurora”, adscrito a la CNT, y formó un grupo anarquista de acción armada en el que destacó por su “combatividad y decisión”. En 1917 dirigió una huelga de obreros del pan y en 1920 participó en la huelga general decretada por la dirección de la CNT, que se saldó en fracaso. Tras el golpe de Estado del 13 de septiembre de 1923 que instauró en España unaa dictadura militar, José Díaz continuó la labor sindical en la clandestinidad. Sería detenido en Madrid en 1925. En 1927, ya fuera de la cárcel, se unió al Partido Comunista de España junto a gran parte de los dirigentes del anarquismo sevillano.
En el IV Congreso del PCE, celebrado en Sevilla en marzo de 1932, fue elegido miembro de su Comité Central. A los pocos meses, tras la expulsión del entonces secretario general, José Bullejos, a instancias de la Internacional Comunista, fue nombrado secretario general. 
Tras unos años de radicalismo, José Díaz impulsó, a partir del verano de1933, un acercamiento a otras fuerzas políticas de izquierda para constituir el Frente Popular. Fruto de ello, después salió elegido diputado por Madrid en las elecciones de febrero de 1936.
Durante la Guerra Civil Española, José Díaz centró toda su actividad en el PCE, no ocupando ningún puesto oficial en la estructura gubernamental de la República, predominando en él la idea de la prioridad absoluta de la victoria militar, combatiendo contra las medidas tomadas en las fábricas y el campo de algunas zonas concretas, mediante las colectivizaciones por las milicias anarquistas.
Se trasladó a la URSS en diciembre de 1938, siendo operado de un cáncer de estómago en Leningrado. En Moscú trabajó como miembro del secretariado de la Internacional Comunista y al producirse, durante la Segunda Guerra Mundial, la invasión alemana se traslada a diversas localidades soviéticas hasta fijar su residencia, con la salud muy deteriorada, en el otoño de 1941 en Tiflis, capital de la República Socialista Soviética de Georgia, donde permanecería hasta su suicidio el 20 de marzo de 1942. El dirigente comunista, al no poder aguantar el dolor de su enfermedad, en estado muy avanzado, se precipitó por la ventana y murió.
Sus restos fueron repatriados por el PCE, celebrándose el 30 de abril de 2005 en Sevilla un homenaje organizado por la organización federal y regional del Partido. Al día siguiente, 1 de mayo, antes de su traslado al cementerio, sus restos fueron trasladados al Ayuntamiento de Sevilla, donde el alcalde leyó el nombramiento de hijo predilecto de la ciudad otorgado por unanimidad de todos los grupos políticos municipales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada