sábado, 2 de noviembre de 2013

Los Jardines de la Reina Cristina (1): una breve historia.



Los Jardines de Cristina fueron inaugurados el 24 de julio de 1830 con la denominación de Salón de Cristina en claro homenaje a María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, última esposa del Fernando VII, reina regente durante la infancia de su hija Isabel II.
El Salón Cristina -construido por el Asistente Arjona, con la dirección técnica del arquitecto Melchor Cano y la participación del botánico Claudio Boutelou- fue un espacio ajardinado amplio y elegante, con bancos, esculturas, fuentes y una gran alberca que permitía el riego de las plantas que allí crecían. Había un banco de mármol blanco alrededor del recinto, un pabellón de carácter exótico y una fuente con la escultura de Apolo que determinó que durante los primeros años se conociera como Jardín de Apolo. Estaba poblado por plátanos, fresnos, álamos, sauces y otras especies.


Los jardines se encontraban enclavados en las afueras de la ciudad y ofrecieron una vía de ensanche al núcleo urbano al derribarse la muralla que unía la Torre del Oro con la Torre de la Plata. En el siglo XIX la zona verde se extendía, junto al río, desde el Palacio de San Telmo hasta la Torre del Oro.
Conjuntamente con los Jardines de las Delicias (construidos en la misma época), se pretendía crear al sur de la ciudad, extramuros, una zona de jardines a los largo del río en la que se dieran citas las clases más acomodadas de la ciudad.
El Salón Cristina se constituyó durante la primera mitad del siglo XIX en lugar de encuentro de las clases más acomodadas de la ciudad, hasta que en 1852 se inaugura la Plaza Nueva y se convierte en el nuevo centro de la vida social de Sevilla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada