martes, 10 de septiembre de 2013

Los Profetas mayores, en la Giralda.



La torre de la Giralda, en la parte renacentista que diseño el arquitecto Hernán ruiz en el siglo XVI, nos encontramos con multitud de figuras que tienen su significado simbólico.
Entre ellas las que más destacan son doce rostros cuyos antecedentes hay que encontrarlos en el Antiguo Testamento pues hacen referencia a doce profetas, diferenciando los llamados "mayores" y los "menores", algunos de ellos también llamados "postexílicos", término que hace referencia a los profetas tras el primer exilio o diáspora judía ocurrió en el año 606 a. C., cuando el rey de los babilonios, Nabucodonosor II, conquistó el Reino de Judá, destruyendo el primer templo y trasladando a los líderes judíos a Babilonia. Setenta años más tarde, el rey persa Ciro II el Grande permitió a los judíos retornar a la Tierra de Israel tras haber conquistado a los babilonios.


El cristianismo dividió a los profetas en mayores y menores, clasificación que no se basa en la importancia relativa de sus profecías sino sencillamente en la mayor o menor longitud de los textos.
Las figuras que presentamos hoy corresponden, por tanto a los cuatro profetas mayores que son: Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel.


Las fotos están presentadas en el siguiente orden: primero la cara norte, vista desde la Calle Placentines: segundo, la cara este, vista desde la Avenida de la Constitución; tercero, la cara sur, vista desde la Plaza del Triunfo; y cuarto, la cara oeste, vista desde la Plaza Virgen de los Reyes.
Cada uno de los rostros están colocados en el centro del frontón de cada uno de los lados del campanario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada