domingo, 4 de agosto de 2013

La Casa de Javier Lasso de la Vega.



En el número 17 de la Calle Abad Gordillo nos encontramos con el Hostal Museo, un establecimiento que, además de ser hospicio de visitantes y turistas tiene la distinción de haber servido de morada del Doctor Javier Lasso de la Vega y Cortizo.
Allí, en su fachada podemos leer una placa marmórea donde la Academia Sevillana de Buenas Letras recuerda su gran labor literaria y nos recuerda todos sus logros académicos como médico , escritor y orador.


Francisco Javier Lasso de la Vega y Cortezo es sevillano de nacimiento, lo hace a mediados del siglo XIX, en 1855. Estudia la carrera de Medicina, que concluye en 1874, y amplia sus conocimientos en las facultades de Derecho y Filosofía y Letras entre 1881 y 1884, año en el que es designado Catedrático numerario auxiliar de la Escuela Provincial de Medicina, donde en 1886 obtiene la Cátedra de Enfermedades de la infancia y sus clínicas.
De vida desahogada y exquisita cultura, es un asiduo de las refinadas tertulias habituales en la Sevilla de finales del siglo XIX, como es el caso de La Genuina.
En 1881 fundó, junto a Antonio Machado Núñez y Joaquín Guichot, entre otros, la sociedad el Folk-Lore Andaluz, dedicada a la recopilación y estudio del saber y de las tradiciones populares. 
Perteneció, además, a otras importantes instituciones como la Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla, de la que fue presidente, el Ateneo Hispalense, la Real Academia Sevillana de Buenas Letras y la Academia Gaditana de Ciencias y Letras. 
De posiciones políticas progresistas, es representante en el Consistorio sevillano en dos ocasiones. Su sólida cultura se acompañaba de grandes dotes para la elocuencia, no en vano una de las vías de expresión que más depuró fue el discurso.
Entre sus escritos literarios destacan "Vidvan" (1906), "Evocaciones" (1905) y la novela "Isaac" (1900). Su magnífico estudio Biografía y estudio crítico de las obras del médico Nicolás Monardes (1891), fue premiado por el Ateneo y Sociedad de Excursiones de Sevilla. Siendo considerado una verdadera autoridad intelectual y gozando de un gran reconocimiento, Javier Lasso muere en su cuidad natal en 1911.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada