viernes, 14 de junio de 2013

La Casa de los Pinelo (2): el Apeadero.



Cuando cruzamos por la puerta de la casa la primera estancia con las que nos encontramos es con el apeadero que, como todos los elementos de esta parte del edificio, tienen traza gótica.
El apeadero se organiza en torno a un patio rectangular donde hoy existen columnas y pilares achaflanados.
Tenía en el siglo XVI un pozo con un brocal de barro y una pila de albañilería que servía de abrevadero para los caballos.


El primer espacio, tras la entrada, que está techado, corresponde a la casapuerta y, a continuación, se encuentra la estancia con el sugestivo nombre de recibimiento. A la derecha había un salón pero actualmente son los servicios para los visitantes, empleados y académicos.



En el extremo de la izquierda del apeadero se situaban dos caballerizas. Desde ahí se accede al sótano y a la planta alta. La solería era de ladrillo en forma de espina de pez. En las vigas aparecen los blasones de Pinelo y De la Torre, padres de Jerónimo Pinelo.


Los salones de las plantas superiores del apeadero se han adaptado para pinacoteca y sala de exposiciones. La cocina de las caballerizas que estaba situada allí desapareció.


También en la planta alta, en la crujía de la fachada sobre la casapuerta se hallan dos pequeñas estancias. Una de ellas se suele identificar como capilla. Junto a ella hay una estancia que es la actual Sala de Plenos de la Academia de Bellas Artes y se cree que esta cámara fue el dormitorio de Jerónimo Pinelo.


Como es frecuente en las casas palacios sevillanas del siglo XVI el acceso al patio principal se hace en ángulo recto con relación a la puerta de la calle a través de un vestíbulo. De este vestíbulo al que accedemos por la escalera de la foto inferior, hablaremos mañana.



Fuentes: Wikipedia y la obra "La Casa de los Pinelo a la luz de nuevas aportaciones documentales" de Teodoro Falcón Márquez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada