miércoles, 1 de mayo de 2013

La Glorieta de Bécquer (1): el poeta.



Uno de los monumentos más visitados por los turistas en el Parque de María Luisa y, para mí, uno de los más bellos de nuestra ciudad, es la Glorieta dedicada al poeta Gustavo Adolfo Bécquer, un escritor romántico que nació en 1836 y murió tempranamente, en 1870.
Al monumento lo vamos a diseccionar en tres entradas diferentes para fijarnos mejor en los detalles, en esta primer hablaremos de su historia y del elemento central, la efigie del escritos, en el siguiente nos fijaremos en el grupo escultórioco llamado "los Amores" inspirado en la décima rima de su obra cumbre y en la tercera veremos los dos elementos escultóricos de hierro forjado que existen en la glorieta, un amorcillo y el amor caído.
La idea de crear esta glorieta partió de otros dos insignes sevillanos, los hermanos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero cuando el escultor Lorenzo Coullaut Valera presentaba en Madrid un proyecto de monumento para este poeta. como quiera que ellos pidieron realizar en monumento en Sevilla se pusieron manos a la obra y recaudaron dinero con su propio teatro costumbrista para que éste viera la luz.
Afortunadamente el monumento pudo ver la luz y fue inaugurado en el Parque de María Luisa el 9 de diciembre de 1911.
El diseño de Coullaut lo llevó a cabo un escultor italiano afincado en Barcelona de nombre Federico Bechini Bagnasco quien realizó todos los elementos de mármol. De las figuras de hierro fundido se ocupó otro italiano, Romolo Staccioli.
El monumento tiene forma octogonal y circunvala a una especie rara, un ciprés de pantano, impropio de nuestras tierras y que fue plantado a mediados del siglo XIX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada