lunes, 15 de abril de 2013

No hay feria sin un recuerdo al Pali.



La Feria vuelve todos los años por Abril.
Con ella un montón de tradiciones que han perdurado por años y años. Una de ellas es cantar sevillanas al son de las mejores voces de nuestra tierra, y una de ellas, no seré yo en decir que era la mejor pero sí una voz y una forma de cantar las sevillanas muy particular, era la de El Pali.
Francisco Palacios, conocido entre su barrio y su gente por El Pali (ojo, no porque su apellido sea Palacios sino porque de chiquillo era un palillo de delgado) tenía su aqué, que diría el trianero, su pellizco, su ange.
Las sevillanas de El Pali son auténticas semblanzas costumbristas de nuestra tierra, y su peculiarísima voz le hicieron entrar por derecho propio entre los grandes del cante por sevillanas, lugar en el que figurará para la historia. Y nosotros lo recordaremos feria tras feria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada