lunes, 28 de enero de 2013

Una subcentral de Catalana del Gas y Electricidad.



Ya en una antigua entrada titulada "Una joya abandonada" hacía referencia a una serie de edificios de estilo regionalista que la Compañía Catalana del Gas y Electricidad fue sembrando por toda la ciudad para encapsular sus subcentrales eléctricas.



Esta que `podemos ver en el días de hoy es la que existe en la Calle González Cuadrado muy cerca de la Iglesia de Omnium Sanctorum y el Palacio de los Marqueses de la Algaba.


El diseñador de dicha subcentral, como de las restantes, fue Antonio Arévalo, un arquitecto que bebió de las fuentes artísticas del regionalismo que impregnó nuestra ciudad a principios del siglo XX.
Arévalo utiliza el ladrillo visto en dos tonos, el azulejo y el vidrio de color, las ventanas tienen arcos de herradura y parteluces de mármol, son edificios que buscan adaptarse a la idiosincrasia de la ciudad aportando valor artístico y funcional.


Lamentablemente actualmente dejan mucho que desear, los graffitis abundan en sus puertas y fachadas, el ladrillo está deteriorado y su imagen es, por lo general, penosa.
Ésta de la Calle González Cuadrado tiene una particularidad, posee dos entradas, una para la subcentral y otra para la vivienda de la planta superior, a ambos lados de la fachada y, en medio una ventana, cuando en el resto de subcentrales es al contrario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario