martes, 13 de noviembre de 2012

San Isaías, el Santo del poyetón.



A los pies de la pequeña Capilla de Montserrat nos encontramos con dos imágenes sotenidas por sendos pedestales, uno de ellos es "San Vicente Ferrer penitente" y el otro es "San Isaías" a quien el acerbo popular le ha puesto mote, "el santo poyetón".
La imagen de San Isaías salío de las manos de Vicente Luís Hernández Couquet en el año 1861 y llegó a salir en el cortejo procesional de la Hermandad de Montserrat en la Semana Santa sevillana, teniendo paso propio y con nombre: "Las profecías de San Isaías"..
En este paso alegórico que sacaba la Hermandad de Monserrat se representaba al profeta Isaías sentado en una peña y en cuya mano izquierda llevaba un pergamino y en la derecha la pluma para escribir en él sus profecías sobre la venida del redentor.


Este paso era conocido como el "Santo del Poyetón", porque, a parte de ir sentado en una roca, "irse al poyetrón o sentarse en el poyetón" significaba quedarse soltera, y eso estaba asociado a la leyenda popular en la que se decía que parecía que iba mirando a los balcones de las calles por donde pasaba apuntando los nombres de las jovencitas que quedarían solteras, por lo cual al pasar el santo todas las muchachas en edad de merecer se escondían a su paso.
Hay que decir que esta imagen de San Isaías procesionó ininterrumpidamente entre 1861 y 1893 y después en 1931, más de treinta años apuntando solteronas en su libro.
La imagen, con motivo del 150º aniversario de su primea salida (1961-2011) fue restaurada el pasado año por la Profesora Rocío Sáez Millán, Licenciada en Bellas Artes y especializada en Conservación y Restauración de Bienes Patrimoniales. Lástima que al estar situada a una considerable altura no podamos ver mejor los detalles de esta imagen.

Como algunos de vosotros tendréis inquietudes religiosas más allá de la mera imagen escultórica, y resumiéndolo mucho, el Libro de las Profecías de Isaías viene a decir lo siguiente:

El castigo de Dios contra el pueblo infiel es una de las ideas centrales del Libro de Isaías. 
Es el único y verdadero creador del mundo y por lo tanto dueño del mismo.
Ha hecho una alianza indisoluble con el pueblo de Israel y, al verla traicionada, ha llamado con un silbido a los ejércitos egipcios y asirios para que castiguen en Su nombre a los impíos.

Para Isaías

Dios es santo e Isaías su profeta;
Las tribulaciones del pueblo son consecuencia de sus pecados;
El verdadero judaísmo saldrá de los sobrevivientes a este castigo;
Isaías canta para las generaciones sucesivas la gloria de este renacimiento;
Solo Dios salvará a Israel y no las alianzas políticas;
La injusticia social es repugnante a los ojos del Señor; y
La justicia perfecta solo se logrará después de la llegada del Mesías

(Fuente: Wikipedia, el Libro de Isaías) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario