miércoles, 14 de noviembre de 2012

La Virgen de la Sierra.



La Iglesia de San Roque es una parroquia muy popular y, por su situación , recoge fieles de varios barrios de la ciudad. En su interior hay joyas religiosas de muy hondo calado en la feligresía como el Cristo de San Agustín y otras menos conocidas pero que atrae a muchos fieles.
Todos los jueves hay una convocatoria en la parroquia a los egabrenses que viven en nuestra ciudad. Para que no pierdan el hilo argumental, egabrenses son los natural de la ciudad cordobesa de Cabra, cuya patrona es, desde 1908, María Santísima de la Sierra, advocación de la Virgen María que tiene una larga historia/leyenda.


Esta historia se remonta a los comienzos del cristianismo, el santo  Isicio o Hesiquio, discípulo del apóstol Santiago, desempeñando funciones episcopales, entró en Egabro predicando las doctrinas del Evangelio, siendo recibido por sus moradores con gran entusiasmo, entonces les mostró y entregó una imagen de la Santísima Virgen, que labrada por el propio evangelista San Lucas le había dado San Pablo, recibiéndola los habitantes de Egabro con gran alegría. 
Esta imagen fue primeramente colocada en una casa, y luego, cuando fue destruido el templo a la Diosa Fortuna y edificada en su lugar una iglesia, en ella fue colocada y venerada. 
El décimo obispo en ocupar la sede episcopal egabrense fue Arcesindo y a él se le atribuye la ocultación de la imagen de la Virgen en una cuerva de la Sierra, en el año 714, cuando ante la invasión musulmana, en la batalla de Guadalete, cayó la monarquía visigoda con su último rey Don Rodrigo, en manos del Islam.


Actualmente, Sevilla guarda un rinconcito para esta imagen de María en la Iglesia de San Roque. 
Tal como entramos en ella, a la izquierda, en la nave del Evangelio, podemos ver un retablo con la Virgen de la Sierra realizada por Luís Ortega Bru en el año 1953 como copia de la original de la ciudad de Cabra.
Es copia mediante mascarilla de la titular de la archicofradía de Cabra. Representa a María presentando a su hijo a los fieles. En el año 2010, fue restaurada la imagen por los profesores, Miguel Ángel Pérez y Ricardo Llamas.
Allí, en San Roque, tiene la sede la Hermandad Filial de Sevilla que fue fundada en 1952 y el Hermano Mayor es Don Javier Pérez-Aranda Fernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario