lunes, 9 de julio de 2012

El Colegio de Niñas Nobles.



El Colegio de “Niñas Nobles del Espíritu Santo” de Sevilla, estuvo, desde sus orígenes, vinculado estrechamente al Convento del Espíritu Santo, Monasterio perteneciente a la Orden del mismo nombre que se fundó en nuestra ciudad entre los años 1538 y 1540.
Su proyecto, realización y mantenimiento fue obre del Exmo. Sr. Cardenal D Manuel de Arias y Porres, que rigió esta Sede desde el año 1702 al 1717, como podemos ver en este mármol colocado sobre la puerta principal.


Desprendido y generoso con los necesitados, este cardenal dejó fama de limosnero. Para conmemorar las victorias de Felipe V en Italia, repartió sus rentas entre hospitales y pobres de la ciudad. A su muerte se dijo: “desapareció el tesorero general de todos los necesitados”.
Ya en Sevilla, concibió la idea de fundar un Colegio para las hijas de familias nobles que hubieran venido a menos en sus bienes materiales y así lo realizó.
Para llevar a cabo la dirección de tan importante empresa fijó sus ojos en el Monasterio del Espíritu Santo, teniendo en cuenta, por una parte, los principios de la Orden a que pertenecía y, por otra, que en dicho Monasterio se practicaba, desde hacía siglos “la vida común”.


La Comunidad aceptó muy gustosa la proposición que se le hacía y se llevó a cabo el proyecto. Fue todo un éxito. Empleando siempre los bienes de su patrimonio particular, compró unas casas contiguas al Monasterio elegido y creó un recinto único en su especie y destino. 
Le dio Estatutos propios, creando así un Seminario de Niñas Nobles que se denominó “del Espíritu Santo”, regido siempre por la comunidad elegida.
Según las disposiciones del Arzobispo, las colegialas habían de ser doce, tener cumplido los siete años y no exceder de diez,ser de conocida nobleza y pobres: estarían en el Colegio hasta los diecisiete años en cuyo tiempo, si deseasen ser religiosas en convento de vida común se les proporcionaría la dote.
La inauguración de dicho Colegio, recogido en las crónicas del tiempo, fue con toda fastuosidad el día 5 de Agosto de 1711.
Entre las disposiciones del Prelado, para cuya obra dejó como herencia todos su bienes, nombró como Patrono de la Obra Pía al Arzobispo que por tiempo fuera de esta Archidiócesis.
Este Colegio se mantuvo durante más de dos siglos, hasta que la merma de los bienes heredados hizo impracticable su continuidad, tal como lo concibiera su fundador.
Entre las alumnas insignes que por pasaron por él, hemos de contar bastantes niñas que se consagraron a Dios en la vida religiosa y entre ellas cabe destacar a la fundadora de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, hoy Beata Nazaria Ignacia March y Mesa.
Este colegio está situado en el numero 1 de la Calle Dueñas, entre la Iglesia de San Juan de la Palma y el Palacio que lleva el nombre de la calle.


The College of "Noble Girls of the Holy Spirit" of Seville, was, from its origins, linked narrowly to the Convent of the Holy Spirit, Monastery belonging to the Order of the same name that was founded on our city between the year 1538 and 1540. 
Its project, accomplishment and maintenance was a fact of the Cardinal Manuel de Arias y Porres, which governed these College from the year 1702 to 1717, since we can see in this marble placed on the principal door.
Desinterested and generous with the needy and poor people, this cardinal left almoner's reputation. To commemorate the victories of Philip V in Italy, he distributed his revenues between hospitals and poor of the city. 
To his death people said: "the general treasurer of all the needy ones died". 
Already in Seville, he conceived the idea of founding a College for the daughters of noble families who had lost their social positiont. 
To carry out the direction of so important company he thought in the Monastery of the Holy Spirit, because in this Monastery was practised, for centuries, the "common life".
According to the dispositions of the Archbishop, the schoolgirls had to be twelve, to have fulfilled seven years and not to exceed ten, to be girls came from known nobility and poor: they would be in the College up to seventeen years in whose time, if they wanted to be religious in convent of common life would provide the ability to them. 
The inauguration of the above mentioned College was with on August 5, 1711. Between the dispositions of the Prelate, for whose work he gave as inheritance all his goods and money, he named as Boss of the College to the Archbishop of this Archdiocese.
This College was kept during more than two centuries, until the wastage of the inherited goods made his continuity impracticable, as his founder was conceiving it. 
This college is placed in the number 1 of Dueñas Street, between the Church of San Juan of the Palm and the Palace that takes the name of the street.

No hay comentarios:

Publicar un comentario