jueves, 20 de enero de 2011

Naranjas de ciudad.



El casco urbano de Sevilla tiene más de 25.000 naranjos amargos distribuidos por su espacio.
De origen asiático, este árbol fue introducido en Europa por los marinos genoveses en el siglo X. Posteriormente, fueron los árabes quienes lo extendieron por España. La preferencia de este cítrico para su uso ornamental no sólo se debió ver influida por la hermosura de su porte, sus hojas perennes de verde oscuro o sus flores blancas de delicioso aroma, sino también por la tradición china que viajó con éste que dice que el naranjo amargo da la felicidad a su dueño, además de las virtudes curativas que se le atribuye al agua de azahar.
Aunque el fruto es demasiado amargo para su consumo en fresco, su utilización en la industria es común, sobretodo en confitería, sobre todo, su uso más extendido a lo largo de la historia se da en la elaboración de mermeladas.
Fueron los barcos escoceses de la naviera MacAndrew los primeros exportadores de naranja amarga al norte de Inglaterra, que llegaban a Río Tinto (Huelva) cargados de carbón y volvían hacia las islas europeas cargados de hierro y, también, de naranjas amargas. Fue allí donde se produjeron las primeras mermeladas, convirtiéndose en uno de los alimentos indispensables del tradicional desayuno inglés.
.
The urban area of Seville has more than 25.000 bitter orange trees distributed by this space.
From Asian origin, this tree was introduced in Europe by the Genoese sailors in the 10th century. Later, the Arabs were who extended it for Spain. The preference of this citric for ornamental use not only should have seen influenced by the beauty of its form, its everlasting leaves in dark green color or its white flowers with delicious aroma, but also for the Chinese tradition says that the bitter orange tree gives the happiness to his owner, besides the curative virtues that people attributes to the orange blossom water.
Though the fruit is too bitter for his consumption, its utilization in the industry is common, overcoat in confectionery, especially its use more extended along the history is given in the production of jams.
The Scotch ships of the shipping MacAndrew were the first exporters of bitter orange to the north of England, when they came to Rio Tinto (Huelva) loaded from coal and were returning towards the European islands loaded with iron and, also, of bitter oranges. It was there where the first jams took place, turning into one of the indispensable food of the traditional breakfast Englishman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario