jueves, 15 de julio de 2010

Una historia milagrosa.




En el patio de entrada al Convento de la Paz podemos leer el azulejo de arriba contándonos la historia de un ladrón salvado por la Virgen. Este ladrón, huyendo de los alguaciles para no quedar preso, huyó a la Iglesia de Santa Marina, resguardándose en su torre. Allí encontró a la Virgen.
En la foto de abajo podemos ver la imagen de esta historia pintada en un fresco sobre la portada de la Iglesia de la Piedad.


In the court of the Convent of the Peace we can read the blue roller telling us the history of a thief saved by the Virgin. In the bellow photo we can see the image of this history painted on the front door of the Church of the Piety.

No hay comentarios:

Publicar un comentario